jueves, 26 de marzo de 2009

NO ESTÁ MAL PONER LÍMITES


Recientemente se dio a conocer que nuestro gobierno presentará un proyecto de ley para limitar la venta de tierras a extranjeros en las zonas fronterizas. Nadie debería sorprenderse ya que, como hemos dicho, el Frente cumple; y el tema está definido desde hace mucho tiempo en el programa de nuestra fuerza política. En el Congreso Héctor Rodríguez (año 2003), el Frente Amplio establecía en el capítulo de Uruguay Productivo el siguiente subtítulo: Gestión estratégica de los recursos naturales, y los dos primeros puntos de este ítem señalan: .1) Política de tierras. Modificar la legislación que permite la creación de Sociedades Anónimas al Portador para la posesión de tierra productiva. 2) Se buscarán acuerdos para por la vía legislativa disminuir al máximo posible la tenencia de tierras por parte de extranjeros, especialmente en la faja fronteriza, acordando reciprocidad con países limítrofes.
Sobre el primero de los puntos, ya se legisló, y se estableció un plazo para que las acciones de las sociedades anónimas pasaran a ser nominativas, plazo que vencía en enero y se resolvió ampliarlo hasta diciembre de este año. Lo que se quiere ahora, por parte de nuestro gobierno, es cumplir con el segundo punto: disminuir al máximo la venta de tierras a extranjeros en las zonas fronterizas (una franja de 50 kilómetros). La medida tiene por finalidad reducir la posibilidad de afectar el estatus sanitario, en el entendido que eventuales propietarios extranjeros puedan poner en riesgo esa condición, y además el poder tener un mejor control del contrabando. Pero, demás está decirlo, tiene también connotaciones que tienen que ver con la soberanía nacional, y fundamentalmente con la soberanía alimentaria.
Tampoco es una medida novedosa en el marco regional, ya que tanto Argentina como Brasil tienen legislación en este sentido, y recientemente Paraguay acaba de hacer lo propio. Según reportes oficiales, el 80% de las tierras fértiles de Paraguay está en manos de 200 familias, y las tierras más productivas son ahora extensas plantaciones de soja que están en manos extranjeras. En nuestro país, la situación no es tan diferente. En los últimos ocho años las tierras vendidas equivalen a la totalidad del área agropecuaria de Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano y Colonia, según datos oficiales, y más de la mitad la compraron sociedades anónimas de las que se desconoce la nacionalidad e identidad de sus accionistas.
Congreso Zelmar Michelini
El tema estuvo presente por cierto en el último Congreso de nuestra fuerza política, y en el documento quedó establecido que la política de tierras debe definirse a partir de considerar que la tierra tiene un doble carácter, es un bien de uso social y es un factor de producción primordial. En ese sentido, el Congreso entendió que el proceso de extranjerización de la tierra y establecimientos agroindustriales que se constata en los últimos años, principalmente por parte de inversores de los países vecinos, debe ser desestimulado, promoviendo el control nacional del recurso y estudiando la adaptación de la regulación para salvaguardar el uso del suelo con los siguientes objetivos:
1) para posibilitar usarlo como bien de carácter social,
2) para posibilitar el acceso a la tierra por los productores nacionales, especialmente los de menores recursos,
3) para preservar el conocimiento productivo acumulado que podría verse amenazado por su desplazamiento, y
4) para lograr la seguridad alimentaria nacional.
Al parecer (según versiones de prensa), algunos compañeros en el gabinete estarían preocupados porque .no se quiere cambiar las reglas de juego ni emitir señales negativas a los inversionistas. Sobre este aspecto que tiene que ver con las inversiones extranjeras, el Congreso también se expresó en forma muy clara, en el sentido de que los efectos económicos y sociales de los diversos tipos de inversión son diferentes y se requiere la formulación de reglas de juego apropiadas al respecto. Sobre todo cuando, como en el caso de la tierra, lo que queremos es fomentar su uso productivo y sustentable, con la generación de capacidades locales, el afincamiento de las familias en el campo, evitando un desaprovechamiento de los recursos disponibles. El documento del Congreso establece además que. En este sentido es clave que el Estado fije la implementación de parámetros de negociación para lograr la efectiva contribución de la inversión extranjera al proceso de desarrollo nacional. Estos parámetros estarán relacionados con la agregación valor, el empleo de fuerza de trabajo nacional, la creación de redes de proveedores nacionales, la transferencia tecnológica, la generación de capacidades y el apoyo a la educación y a la investigación en los marcos de la actividad que desarrolla.
NO CUALQUIERA
Recientemente la Coca Cola fracasó en una de sus operaciones más ambiciosas en China en los últimos años. El gobierno chino decidió que la multinacional estadounidense no podrá adquirir la firma nacional de jugos Huiyuan, la más grande del país en el sector, ya que observa tendencias monopolistas en la operación. La operación, que podría haber sido una de las mayores adquisiciones de una firma china en la historia, «podría producir efectos negativos en la competencia del mercado», según el Ministerio de Comercio.
No hace mucho, se generó una gran polémica en los Estados Unidos debido a la oferta realizada por la compañía nacional de petróleos de China para adquirir la compañía petrolera californiana Unocal. La razón principal de la polémica radicaba en que China se quería apoderar de activos estratégicos norteamericanos. Finalmente la operación no se pudo realizar ya que el gobierno de Estados Unidos lo impidió por razones de seguridad nacional.
Un periodista le pregunta a Charin Hansuesbsai, de la Asociación de Exportadores de Arroz de Tailandia sobre la posibilidad de que Arabia Saudita pueda alquilar tierras para producir arroz para su país, tal como había aparecido en la prensa. La respuesta fue tajante: "¿Alquilar arrozales a los sauditas? No, no crea todo lo que publica la prensa internacional. Un proyecto semejante no tendría ningún futuro en Tailandia. Los inversores extranjeros quizá puedan comprar tierras en un país pobre, con la soga al cuello, en Camboya si se quiere. Pero acá no. ¡En nuestro país no!".
Y es que no todo está en venta. No puede estarlo.

sábado, 21 de marzo de 2009

LA PROPUESTA DE LA DERECHA



Finalmente se conoció el Programa de Gobierno del sector Unidad Nacional, del ex presidente Lacalle. Como era de suponer, tiene de todo, como en botica. Algunas cosas eran de esperar, otras no tanto. Algunas son realmente sorprendentes (tanto, que no las entendí), y otras realmente revolucionarias. Veamos.
EL ESTADO
Para Lacalle, habrá que “Redimensionar el Estado a nuestra realidad temporal y espacial, con un “Foco” en sus funciones de Regulador y Controlador, con fuerte énfasis en las políticas sociales -a ser desarrolladas en estrecha colaboración con el sector privado en todo lo pertinente-, y directa participación en aquellas actividades económicas que no pueden dejarse libradas al simple juego del mercado.” Como se ve, nada nuevo. El típico pensamiento neoliberal en el cual se reserva para el Estado aquello que no haya más remedio que hacer y que no se pueda dejar en manos del mercado. Lo novedoso es que esto se plantea cuando el mundo va hacia el lado exactamente contrario. En cuanto a los gastos del Estado, la propuesta es la “Elaboración de un presupuesto “base cero”. Y está bien, el gasto cero es coherente con lo que se dice más adelante, y que tiene que ver con los impuestos. Y es que el programa lacallista se propone derogar el IASS a los pasivos en lo inmediato y desmontar gradualmente “la tributación sobre el ingreso de las personas físicas (IRPF) y sobre el empleo”. Y además, “se eliminarán, progresivamente, los impuestos implícitos en los precios de los servicios públicos”. Pero además se propone también “bajar impuestos paulatinamente, en particular los que desincentivan al trabajo, el IVA y la carga tributaria sobre los insumos energéticos”. Y como no se propone sustituirlos por otros impuestos, evidentemente no habrá dinero para gastar, y de ahí el Presupuesto Gasto Cero, ¿se entiende?
LO ECONOMICO Y FINANCIERO
Acá tampoco hay nada nuevo. “Se caracterizará por la libertad de precios, de tasas de interés, de cambios y de movimiento de capitales y en la definición clara de los derechos de propiedad para inversores. La libertad de precios se consolidará creando las condiciones para la eliminación de monopolios, oligopolios y otras formas de competencia imperfecta –a nivel empresarial privado y público”. Es decir, paraíso fiscal, plaza financiera, el libre juego del mercado, y si el Estado molesta, privatizar. En ese contexto, los objetivos macroeconómicos se impulsarán a través del empleo de las políticas fiscal, monetaria y cambiaria y se dejará que las negociaciones entre trabajadores y empresarios determinen la realidad laboral. Se propone también –faltaba más- reformular la carta orgánica del Banco Central para brindarle verdadera autonomía, para ajustar su carácter de regulador y supervisor y para devolverle su función de protección del ahorro bancario.
EL GOBIERNO
Con todo, se nota que han aprendido del gobierno del Frente Amplio, y se proponen algunas cosas que ya existen porque fueron introducidas por nuestro gobierno. Es así que Lacalle propone por ejemplo “Transparencia en la gestión estatal mediante rendiciones de cuentas periódicas a la opinión pública sobre los resultados alcanzados por todos los organismos” (Lacalle no establece si lo hará en público, como Tabaré, pero creemos que no, dada la reacción alérgica que le provocó el acto del otro día). También propone publicar datos básicos de Ministerios, Entes Autónomos y Servicios Descentralizados, para informar a la población acerca de la administración de los recursos de la ciudadanía y un “Funcionamiento periódico (aunque no público y a la luz del día) del Consejo de Ministros”. Además, se propone “Políticas de ingreso planificado de personal”, sin aclarar si ese ingreso planificado será por concurso (como lo ha hecho este gobierno) o si se volverá a planificar el ingreso desde los clubes políticos partidarios o desde los domicilios de los caudillos.
SALARIOS
Si bien el documento no habla de la eliminación de los Consejos de Salarios, se refiere reiteradamente a modificaciones sin explicitar lo que se quiere, aunque todos podemos suponerlo. Y si no, veamos: “El incremento de la productividad requerirá de relaciones laborales armoniosas, para lo cual la negociación colectiva debe ser abordada desde una óptica actualizada”. “Renovar los contenidos que debe abordar la negociación colectiva. Esta ya no debe quedar circunscripta a las condiciones de trabajo, en general, ni a las cuestiones salariales, en particular”. “La ley deberá fijar el marco general de la negociación dejando un amplio margen a la autonomía colectiva”.
SEGURIDAD PÚBLICA
En cuanto a la seguridad pública, arranca diciendo que hay que “Rescatar el principio de autoridad como obligación ineludible”, y más adelante dice que recurrirá a la “Aplicación estricta de todas las leyes y decretos para el combate del delito (tolerancia cero).”, Y uno no tiene más remedio que pensar en Giannola y en los asesinatos del Filtro. La propuesta más novedosa en el tema seguridad es la “Implementación de la tecnología del Compstat (Computerized Statistics) (Crime Strategy Process) que no me merece ningún comentario mas que ¿What?
POLÍTICA INTERNACIONAL
Lo verdaderamente revolucionario del Programa de Lacalle está en la política internacional, su propuesta va mucho más allá que la del Frente Amplio, y dejaría por fuera nada menos que a los Estados Unidos y a Israel (por ejemplo) de nuestras relaciones comerciales. Aunque no lo dice explícitamente, la redacción es más que clara: “Buscar una apertura comercial a todos los países del mundo jerarquizándolos únicamente en base a nuestro interés nacional y a su respeto por el Derecho Internacional.” Más claro echarle agua: comerciar con todos menos con los Estados Unidos e Israel. Salvo que la jerarquización en la que esté pensando Lacalle sea justamente al revés, y ponga al tope en su jerarquización a aquellos que violan constantemente y más impunemente al Derecho Internacional.
Claro que también dejará afuera, o por lo menos en el freezer a nuestros socios del Mercosur y de la región, ya que se propone “…una inserción internacional multipolar que disminuya la dependencia del país respecto a la región”.
Luego se manda una verdadera genialidad, al proponer: “Utilizar las autopistas de “negocios sin peaje” como lo son los acuerdos comerciales que tienen otros países con terceros. (En este sentido utilizar el acuerdo comercial con México como plataforma para exportar al NAFTA, así como posicionarse en el resto del mundo), propuesta que viene como anillo al dedo, justo ahora que los titulares del mundo hablan de “Guerra Comercial entre México y Estados Unidos”. México anunció recientemente que elevará los aranceles a 90 productos estadounidenses en represalia por la cancelación la semana pasada de un programa piloto de transporte de carga que permitía a camiones mexicanos transportar bienes por autopistas de Estados Unidos. Claro está que todas estas genialidades del programa lacayista (perdón…lacallista) se complementa con las de “No promover otras iniciativas regionales como la UNASUR que favorecen la fragmentación”, y reconsiderar la firma de un TLC con los EEUU.

viernes, 13 de marzo de 2009

LADRAN TABARE...ESTÁN RABIOSOS




El acto del sábado pasado en el centro de Montevideo, en el que Tabaré repasó los logros del gobierno y las previsiones ante la crisis, generó una catarata de críticas de la oposición. Y no es para menos. Ellos, que gobernaron durante años y años este país, nunca pudieron hacer un acto de esa naturaleza, en donde un presidente rinde cuentas ante su pueblo.
Larrañaga, por ejemplo, interpretó que hubo un mensaje hacia el Frente, porque al parecer Tabaré “…sabe que cada día es menos presidente y quiere potenciar su liderazgo político". Si hay alguien que no necesita potenciar su liderazgo político es justamente el compañero Tabaré, que a cuatro años de haber asumido como presidente mantiene niveles altísimos de aprobación entre la población en general, pero por cierto dentro de su propia fuerza política. En cambio, no hay duda de que si hay alguien que se siente cada día menos presidente –y tal vez por eso su ofuscación- es el propio precandidato de Alianza Nacional. Según este precandidato a perdedor, Tabaré habló de “un Uruguay irreal”. Y claro, para Larrañaga el Uruguay del que habló Tabaré es un Uruguay irreal y seguramente desconocido. El Uruguay en el que uno de cada tres uruguayos estaba en la pobreza Larrañaga no lo conocía, ni se enteró; el Uruguay en el que había que esperar durante años para ser operado de cataratas y pagando además cifras astronómicas tampoco; el de la mortalidad infantil en el 13,2 por mil, el de la desocupación; ese Uruguay era absolutamente desconocido para quienes hoy son oposición. Pero también desconocen (o se hacen los distraídos) como ha cambiado ese país que le legaron a este gobierno frenteamplista. Quienes hoy hablan de “medidas insuficientes” para el agro (¡¡qué bien que estuviste Tabaré!!), desconocían el Uruguay en el que los peones rurales no tenían derecho a las ocho horas como el resto de los mortales. Y ahora desconocen las medidas que este gobierno ha venido tomando desde que asumió para enfrentar problemas como el de la sequía. El otro precandidato a perdedor, el Dr. Luis Alberto Lacalle, dijo que Vázquez "podría haber ido el 1° de marzo a la Asamblea General, como manda la Constitución, haberlo transmitido por cadena de televisión y haber puesto una pantalla, si quería que la gente lo viera desde afuera. De esa manera mandaba un mensaje y cumplía con la Constitución”. Lo que le molesta es que el Presidente se haya mezclado con el pueblo, con la gente, algo que el nunca pudo hacer cuando ocupó esa magistratura. Seguramente le molestan también otras cosas. Le debe molestar sin duda quedar expuesto a las comparaciones. No ha de ser agradable quedar expuesto ante un gobierno que defiende los derechos humanos, y que acaba de determinar que el caso del asesinato de la madre del senador Luis Alberto Heber está fuera del alcance de la ley de impunidad. Y es que cuando ellos fueron gobierno no quisieron o no se animaron a hacer justicia, y debe ser muy jodido explicarles esas cosas a sus votantes. No es bueno escuchar a un gobierno que mientras el petróleo subió a precios récord en la historia, bajó la nafta un 19%. Seguramente no es bueno, para un precandidato a presidente, que cuando fue gobierno y el petróleo bajó un 13% él subió la nafta un 838%. Con el gobierno del Partido Nacional el combustible subió siempre, sin importar el precio del barril de petróleo ni las necesidades de la gente. Y por cierto que ese tipo de medidas es la que hoy mismo sigue proponiendo. De verdad que sorprende el tipo de soluciones brillantes ofrecidas por este precandidato nacionalista para enfrentar la crisis internacional: invertir en la bolsa (espectacular), endeudarse con el FMI (esto sí que es novedoso), eliminar los gastos superfluos del Estado (como ayudar a los pobres y todo eso que es absolutamente innecesario) para entonces poder salvar bancos fundidos (como el Pan de Azúcar) o brindar ayuda a sectores desvalidos como los grandes ganaderos o los exportadores (estos sí, gastos absolutamente imprescindibles). Pero lo más brillante de todo este cúmulo de ideas es que estos gastos serán afrontados eliminando el IRPF (¿será que volveremos al impuesto a los sueldos?). Lacalle cree además que las ironías políticas "estuvieron fuera de lugar" en "una jornada de la que no se puede sacar ni esperanza ni certeza". Y tiene razón Lacalle; el acto de nuestro gobierno echó por tierra cualquier esperanza que pudiera tener de llegar a ser presidente por segunda vez. Aunque no estoy de acuerdo con lo segundo: de esa jornada se puede extraer una certeza, el Frente Amplio gana en octubre en primera vuelta.
El precandidato a perdedor hasta dentro de su propio partido, el colorado Luis Hierro López, planteó que para que el gasto sea "una inversión en democracia", como dijo Vázquez, "que la oposición tenga derecho a hacer el mismo acto, financiado por el Estado, con todos los gastos y el uso de cadena". No se entiende mucho para que. Cuentan con todos los grandes medios de difusión a su servicio, y por si fuera poco, tienen el circo gratuito que arman con sus interpelaciones. La última que se les ocurrió es interpelar para saber cuanto costó el acto (¡¡grandioso!!!). José Amorín Batlle dijo que "Fue un acto de estilo cubano a lo Fidel Castro o venezolano con Chávez, exaltando el culto a la personalidad y dejando de lado valores democráticos. Le habló a los frentistas de forma notoria". Si…está bien…se asemejó bastante a la comunicación que logran esos líderes latinoamericanos con sus pueblos. Ojalá nuestros presidentes sigan por ese camino…tenés razón José, no lo había visto de esa manera. Pero al que no se entiende mucho es a su correligionario Isaac Alfie, actual senador del Partido Colorado y ex ministro de economía del gobierno de Jorge Batlle. Alfie planteará en la comisión de hacienda del Senado la comparecencia del secretario de Presidencia, Miguel Toma, para saber cuánto costó el acto del gobierno. Este señor habría dicho al portal Montevideo Comm: "quiero ver lo que se pagó, porque no se pagó y cuánto se pagó. Porque en primer lugar terminó siendo un acto político partidario. La transparencia debería avalar que la ciudadanía se entere cuánto se gasto en un acto político". Realmente sorprende este afán de transparencia, reclamado por quien fue uno de los denunciados por utilización de información reservada en enero de 2002 Es ese mismo Isaac Alfie que fuera investigado por la Justicia, que quería establecer si el ex jerarca podía ser responsabilizado penalmente por la conducta que asumió en 2002, durante los días previos a la firma del decreto que instaló el corralito financiero. El juez trataba de develar si Alfie se benefició de información privilegiada para extraer el dinero de su cuenta bancaria antes de que el gobierno de Jorge Batlle adoptara la drástica decisión del corralito. En aquel momento, Alfie ocupaba el cargo de asesor del ministro de Economía de la época, Alberto Bensión, personaje fundamental en la estrategia gubernamental que determinó la encerrona. La presunción delictiva surgió luego de que juez y fiscal interrogaran a Bensión en la sede penal: el ex ministro dio pistas acerca del grado de información que Alfie tenía respecto de las decisiones que se barajaban en el gobierno para afrontar la crisis. Brecha, en 2005 describe así la situación del actual senador colorado: “En el interrogatorio los magistrados hicieron hincapié en las funciones de Alfie, y el ex ministro Bensión describió que su asesor actuó como nexo entre el gobierno y el FMI. Esta confirmación en el ámbito judicial se transformó en un elemento importante para la investigación. Es un hecho que la decisión sobre el corralito bancario fue adoptada, entre otras razones, a influjo del FMI. El mismo Bensión lo reconoce. Alfie estaba en una situación privilegiada en el trasiego de información tan importante para aquellos días, y no sería sospechoso de delito alguno si no fuera por los movimientos bancarios de índole personal, objeto de la investigación.” Es ese Alfie el que reclama transparencia al gobierno del Frente Amplio. Aunque usted no lo crea.

jueves, 5 de marzo de 2009

QUERIDO HERMANO:


Que ¿cómo está el país? Lo que me preguntas no es muy fácil de contestar, como te imaginarás. Todo depende con referencia a qué. Se me ocurre que hay dos formas interesantes de mirar al país, al menos para quienes formamos parte de la fuerza política que está en el gobierno (el Frente Amplio): 1) Comparándolo con como estaba antes de asumir nosotros el gobierno, y 2) Viendo lo que nos propusimos y lo que realmente hicimos. Veamos lo primero. Cuando el Frente Amplio asumió el gobierno en el país había más de un millón de pobres. Veníamos de la crisis del 2002, una crisis que nos había sumergido en una miseria pocas veces vista en nuestro país (recordarás tal vez aquellas noticias de niños comiendo pasto). De manera que estábamos en un pozo muy profundo, si bien en 2005 (cuando asume el Frente) comenzábamos apenas a salir del mismo. La lista de las cosas que se hicieron en nuestro gobierno es muy larga, y tal vez te aburra un poco con los números, pero es inevitable darlos para que se vea claramente la situación y los avances. Uno de los problemas claves que había que resolver era el tema del empleo. No hay otra forma de solucionar el hambre que no sea con empleo, y para que te hagas una idea, en sólo 4 años se crearon cerca de 200.000 empleos, récord en toda la historia del país. Imagínate que en Estados Unidos se hubieran creado, en ese mismo período, 20 millones 200 mil nuevos empleos (en relación con la población, esa sería la cifra para EEUU). Sin duda que es una cifra espectacular. Fijate que Obama se propone un gran esfuerzo nacional para salir de la crisis, y su meta es, en dos años, crear 2,5 millones de nuevos puestos de trabajo. Es decir que nosotros, partiendo de un punto muchos más bajo, con una economía infinitamente más débil que la estadounidense, en tres años, creamos casi 10 veces los empleos que se propone Obama para EEUU. Lo digo para que te hagas una idea de lo que la cifra significa. La desocupación cayó del 13% en 2004 a 7% al día de hoy. La tasa de actividad (que muestra la intensidad de la participación de la población en el mercado laboral porque reúne la información sobre quienes tienen empleo y quienes lo salen a buscar), pasó del 58,5% en 2004 al 62,5% actualmente, siendo el registro más alto de personas que participan activamente en la economía que se conoce en nuestro país. Pero además, hay que tener en cuenta que estos avances se dieron en un marco en el que ya no se aplicaba la receta de los gobiernos anteriores, que era “flexibilizar y desregular” el trabajo, como forma de generar oportunidades de empleo, sino que se dieron en el marco de un desarrollo positivo de nuestra regulación laboral, en donde además de volver a la aplicación de los Consejos de Salarios (los trabajadores negocian sus salarios y condiciones de trabajos con los patrones y con el Estado) se aprobaron leyes laborales muy importantes como las de "Fuero Sindical", "Regulación y Control de la Tercerización", "Ampliación y Protección de los Créditos Laborales" y las que hoy amparan a dos grupos eternamente olvidados y excluidos: los trabajadores rurales y el servicio doméstico. Fíjate que finalmente, después de 93 años de espera, los peones de las estancias, tienen derecho a una jornada de ocho horas de trabajo, como el resto de los trabajadores rurales del arroz, de las granjas, caña de azúcar, forestales, y de la actividad privada y pública. El salario real de los trabajadores creció, recuperando todo lo perdido en el gobierno anterior, producto de los Consejos de Salarios y de una mayor protección del salario por parte del gobierno. Las jubilaciones crecieron al mismo ritmo que los salarios, y recuperaron también el poder adquisitivo perdido en el período anterior. Aumentaron sensiblemente los ingresos de la familia, y el ingreso de los hogares creció un 27% real en solo tres años y medio de gestión del Frente Amplio. Otro tema que tiene que ver con la lucha por superar la pobreza, es el Plan de Emergencia. Nuestro gobierno asignó una clara prioridad a sus políticas sociales. Se creó el Ministerio de Desarrollo Social y a partir del mismo, toda una batería de programas de políticas sociales: el Plan de Atención Nacional a la Emergencia Social (Panes), Plan de Equidad, Trabajo Por Uruguay, Programa de Alfabetización "En el país de Varela yo sí puedo", Plan Alimentario Nacional con la implementación de la "Tarjeta Alimentaria" , Plan Uruguay trabaja. Todas estas políticas sociales, junto al desempeño general de la economía y en particular, la generación de nuevos empleos, hicieron posible que la pobreza descendiera del 32% al 21%. Son más de 350.000 personas que recuperaron dignidad, poder adquisitivo y calidad de vida. También disminuyó la indigencia del 4% en 2004, a 1,7% en el presente. En educación (que también tiene que ver con el combate a la pobreza, aunque sea a más largo plazo), se triplicaron los recursos, pasando de 450 millones de dólares en 2004, a 1.500 millones de dólares en 2009. Y junto a esto, nuestro gobierno desarrolló, el PLAN CEIBAL, que consiste en la entrega gratuita por parte del Estado de una computadora por niño en todas las escuelas públicas del territorio nacional (Uruguay es el primer país del mundo en implementar un programa de esta magnitud). En lo que tiene que ver con la salud, nuestro gobierno creó el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) que ampara con cobertura de salud a todos los ciudadanos del país. Se han mejorado las prestaciones de salud, sobre todo en los niños, incorporándolos al sistema mutual. Estos avances colocaron a Uruguay en el primer lugar de América Latina en materia de protección social.
Llevaría mucho tiempo detallar todos los avances en energía, saneamiento, turismo, obras publicas, puerto, agropecuaria, seguridad ciudadana, reforma tributaria, y más. Incluso avances en materia democrática y de derechos humanos. Muchos olvidan que hasta que asumió el Frente Amplio, seguíamos como en dictadura, con las razias, en las que te podían llevar preso por andar sin documentos, por ejemplo, y que tuvimos que esperar veinte años después de la dictadura para terminar con eso. Y el mismo tiempo hubo que esperar para que empezaran a investigarse los delitos cometidos en la dictadura y marcharan presos los Goyo Alvarez, los Bordaberry y otros delincuentes. Sin duda que los resultados obtenidos son muy importantes, y que hoy nuestro país está, tanto en lo económico como en lo social muchísimo mejor que como lo dejaron los gobiernos blanquicolorados. Ahora... ¿todo está bien? No, claro que no. Este crecimiento (inédito en la historia del país) no se distribuyó en forma equitativa. Se podía haber avanzado mucho más, sin duda. Tal vez si se hubiera renegociado la deuda externa (como estaba en el programa del FA), se podía haber tenido más margen de recursos para invertir en políticas sociales y en empleo, en educación, en obras de infraestructura, en vivienda, etc. Si de alguna forma (mediante mejores salarios, apoyo a las pequeñas empresas, desarrollo del mercado de la vivienda, etc.) hubiéramos mejorado el perfil del mercado interno, no estaríamos hoy tan expuestos a los vaivenes de la economía internacional. Si tuviera que hacerte un resumen, te diría: el país está mucho mejor que como estaba cuando lo entregó el gobierno colorado. En ello tiene que ver tanto lo hecho por nuestro gobierno como la situación internacional favorable. Hicimos mucho de lo que nos propusimos, pero podíamos haber hecho más. Pero lo hecho demuestra que es posible un país mejor, y que blancos y colorados no deberían volver a gobernar nunca más. El balance es positivo, y los cambios que se iniciaron en este gobierno habrá que profundizarlos en el próximo período. Tenemos que ganar nuevamente y en primera vuelta, y las condiciones están: lo hecho, el programa que elaboramos entre todos, y en junio al candidato. Me gustaría que vinieras en octubre a votar. En las próximas seguramente lo podrás hacer vía epistolar o consular, pero por ahora no te queda otra que acercarte al pago. Si vienes en octubre te reservo la lista (la 1001, claro, es la mejor forma que tenés de votar a Mujica presidente). Un abrazo a toda la flia.

miércoles, 4 de marzo de 2009

SON LOS PADRES DE LA CRIATURA Y LA DEFIENDEN



El Partido Nacional efectuó una declaración a la ciudadanía con motivo del tratamiento en el Parlamento Nacional de la inconstitucionalidad de la ley de impunidad. Algunos de los párrafos del documento son realmente difíciles de digerir. Dice por ejemplo el documento del Partido Nacional, que ese Partido “Desarrolló una dura oposición a la dictadura siendo protagonista principal de decisiones populares que hoy forman parte de la mejor historia del país.” Claro, su oposición a la dictadura fue tan dura, y tan bien planificada, que nadie se dio cuenta, y por eso no tuvimos que lamentar integrantes del Partido Nacional torturados, o presos, o desaparecidos. Por cierto, el documento adolece también de algunas omisiones u olvidos, lo que tal vez pueda deberse al tiempo transcurrido. La memoria no siempre responde como uno quisiera. Y también hay algunos especialistas en la desmemoria, que es otra historia. El documento dice, por ejemplo, que “...a través del Pacto del Club Naval del que el Partido Nacional no participó, se asumieron compromisos con los mandos militares de la época, y se acordó la convocatoria a elecciones nacionales en noviembre de 1984, con la exclusión, proscripción y prisión de Wilson Ferreira Aldunate”. El Partido Nacional “olvida” que en esas elecciones había muchos excluidos y proscriptos (sectores enteros del FA, y su líder histórico, el Gral. Liber Seregni, por ejemplo), y parecería que pretende hacer creer a quienes no vivieron aquellos hechos que el único que se encontraba en prisión era Wilson. Conviene recordarle al Partido Nacional que las cárceles uruguayas batieron récords mundiales en cuanto a presos políticos por cantidad de habitantes, y que esos miles de presos que pasaron por las mazmorras de la dictadura y sufrieron tortura, y muchos de ellos murieron y otros desaparecieron, en su inmensa mayoría (por no decir todos) eran militantes de los partidos de izquierda y del movimiento sindical. Y que la mayoría de ellos hacía años que estaban alojados en las cárceles uruguayas cuando Wilson fue preso. Y que cuando Wilson salió de la cárcel, esos presos de izquierda siguieron estando presos.
El Directorio del Partido Nacional continúa diciendo que de todas maneras concurrió a la instancia electoral de 1984, y que luego hizo su aporte para consolidar las Instituciones. Y con ese espíritu “...brindó generosamente sus votos en el Parlamento para un conjunto de leyes que buscaban crear un definitivo ánimo de pacificación: Ley de amnistía y libertad inmediata para todos los presos políticos, Ley de restitución de los funcionarios públicos, Ley de caducidad de la pretensión punitiva del Estado”. Está bien, fue así, sólo que habría que aclarar un pequeño detalle que la declaración del Partido Nacional –tal vez involuntariamente- se saltea: para la Ley de Caducidad (más conocida como “de impunidad”) no solo brindó generosamente sus votos (con honrosas exepciones), sino que brindó generosamente la propia redacción de la ley y la llevó al Parlamento de apuro para que fuera votada antes del de diciembre. Claro que es discutible si este aporte fue en el sentido de “consolidar las Instituciones”, como afirma el Directorio. Parecería que muy por el contrario, presentar una ley cuyo único objeto era evitar que los militares fueran a declarar ante la Justicia, y asegurarles de esa forma la impunidad, lo que iba a generar era un vaciamiento de contenido de esas Instituciones y no su consolidación. De hecho, hasta el día de hoy –24 años después de esos hechos- la Justicia (una de esas Instituciones que se pretendían aparentemente consolidar) está siendo avasallada cotidianamente por obra y gracia de esa maldita ley, que le impide actuar ante los delitos de lesa humanidad ocurridos durante el período del fascismo uruguayo. En ese momento, el Partido Nacional se olvidó dónde radica y quién ejerce la soberanía de la Nación, y fundó la impunidad basándose en la "lógica de los hechos", que de ninguna manera es fuente de derecho.
La declaración del Directorio del Partido Nacional dice luego algo totalmente cierto: “El Partido Nacional se ha mantenido fiel a sus principios básicos en respaldo a la vigencia de las leyes y del pronunciamiento popular. No tiene que enfrentar contradicciones ni tratar de explicar conductas políticas ambiguas. Lo que sostuvo ayer lo respalda ahora.” Y eso es verdad, hay que decirlo. Ayer promovió y votó la Ley de Impunidad, y hoy la sigue defendiendo. Pero luego se mete en un corral de ramas. El comunicado dice que “Del Partido Nacional sólo cabe esperar su inalterable actitud histórica: irrestricto cumplimiento de la ley, respaldo total y absoluto a la independencia del Poder Judicial, y defensa permanente de dicha independencia como garantía fundamental del Estado de Derecho.” El Partido Nacional no puede hablar de respaldo absoluto a la independencia del Poder Judicial y defensa permanente de dicha independencia cuando, justamente, se está hablando de una ley elaborada por ese mismo Partido y que lo que hizo fue quitarle la independencia al Poder Judicial en lo que tiene que ver con el juzgamiento de los delitos de lesa humanidad, debiendo consultar al Poder Ejecutivo para ver si puede actuar o no.
El sector Alianza Nacional de ese mismo Partido, también emitió una declaración sobre el tema, pero en un tono por demás deplorable. Este sector, molesto por la posición del Poder Ejecutivo en cuanto a la inconstitucionalidad de la ley y por la intervención del Parlamento en el mismo tema, dice por ejemplo que “La conducta del Frente Amplio en el Poder Ejecutivo y ahora, en la Asamblea General, constituyen un atropello al Estado de Derecho”, olvidando –más bien desinformando a la opinión pública- que estos poderes del Estado no intervienen en el asunto por decisión del Frente Amplio, sino porque así lo entendió el fiscal de Corte, Rafael Ubiría, quien sostuvo que es el Poder Ejecutivo el que debe responder ante los argumentos presentados en la acción de inconstitucionalidad, porque es el órgano que decide cuáles son los casos de violaciones a los derechos humanos que son excluidos de la Ley de Caducidad. "El proceso de inconstitucionalidad es contradictorio, y por tanto implica a dos partes, pero cuando es vía de acción hay que definir a quién puede afectar la acción, y en este caso pensamos que la contraparte son el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo", explicó días atrás el presidente de la Suprema Corte, Jorge Larrieux. El comunicado de Alianza Nacional dice que “no rehuimos la discusión, pero no nos prestamos, como en el caso, a una farsa política que degrada la estabilidad y credibilidad de las instituciones democráticas”. No rehuyen la discusión, pero leen un comunicado y se van de sala. Hablan de “farsa política” y degradación de la estabilidad y credibilidad de las instituciones democráticas, pero votan y defienden un ley que es una degradación moral en sí misma y la defienden con mentiras y ocultamientos. Pero el pueblo uruguayo ha recobrado su memoria y su dignidad, y no se dejará estafar nuevamente. Por eso se apresta a anular la ley de impunidad. Quienes siembran hoy mentiras para proteger sus agachadas de ayer, cosecharán en octubre una nueva derrota, y ya nada podrá impedir el paso de la justicia.

LOS HOMBRES DE LA BOLSA

(publicado esta semana en semanario VOCES) El tema no es nuevo, y cada tanto vuelve al tapete, como tanta cuestión en este país. ...